Iridiscente susurro azul

infinito

Más reciente

1914

Lo que en mí siente está pensando.

Fernando Pessoa

Un mes de felicidad perfecta

Grandes hazañas de este mes:

3. Sentarme en una gran piedra hasta esperar verla crecer.

2. Pasear siguiendo sólo la intuición y encontrar el éxito en todas partes.

1. Perfeccionar la técnica para cazar estelas de avión.

Sólo

Sólo los necios
Convierten el creer
En saber.

Sólo los idealistas
Convierten el saber
En creer.

Echo de menos las cerezas…

¿Qué puede haber más maravilloso que una cereza?
Su nombre; dicho al oído muy bajito, suena como una canción. Su sabor; dulce o amargo como el amor. Su color; rojizo, como una tarde al anochecer anunciando viento.

¿Qué puede haber más perfecto que escuchar una canción, enamorado, viendo un atardecer de oscuros rojos?
Comerse una cereza.

La risa

Manual de instrucciones para reírse.

La risa está al alcance de todos, es una melodía que nace en el alma y a su vez la renueva. La risa es un momento de respiro en la vida, aunque también puede dejar sin aliento.

El proceso que esta debe seguir es complicado. La barriga se debe contraer y al contrario, seas gordo o flaco, esto favorece la digestión y el hambre al trabajar los abdominales y además facilita la evacuación. La garganta se debe plegar y estirar como un acordeón tratando de cascar la nuez, sobre todo si eres hombre. Por último, la boca se debe agrandar exponencialmente por los lados en sólo unos segundos, leí hace dos noches en Wikipedia que en la antigua Roma usaban este ritual para ampliar las mandíbulas y los estómagos antes de las comilonas. El resto de movimientos son puro instinto.

La risa es universal, pero la manera de expresarla es única en cada uno de nosotros, nos identifica mejor que cualquier huella dactilar. Depende de tu personalidad, pondrás la mano en la tripa, en la boca; o golpearás alguna cosa repetidamente o algo por el estilo. Si eres de los que mueve el busto hacia delante y hacia detrás, no te darás cuenta de que pareces bastante patético hasta que pares de reírte.

El efecto contagioso de la misma, los científicos lo equiparan al del Ántrax o los bostezos.

La risa nos regala momentos en los que dejamos de ser nosotros, al menos en cuerpo; recuerda, nosotros no controlamos la risa, es la risa la que nos controla a nosotros.

Hay varias clases, las más famosas son:

La risa falsa: produce un dolor en los tendones traseros de la nuca, que obliga a levantar más una junta labial que otra. Aunque se piense que permanecen simétricas seguramente se nos confunda con uno de esos presentadores bromistas de los deportes o del tiempo.

La carcajada: sube por todo el cuerpo desde los pies, como lo hace el café en una cafetera cualquiera, hirviendo por dentro hasta que la presión llegue a la boca; en unos segundos esta irá tomando una forma de O, que más tarde explotará haciendo escupir toda clase de perdigones y trozos olvidados que hubiese en el interior, disparándolos a todo el que se apunte con la mirada; entonces el de al lado del pringado (nunca mejor dicho) ya estará acabando de formar su propia O.

La sonrisa: esconde los dientes y mantiene la dignidad intacta, siempre que la babilla segregada por la misma sonrisa, no caiga por las arrugadas comisuras de los labios. Puede ocultar muchas otras cosas además de los dientes y la baba.

Los borrachos tienen el don de la risa sincera y fácil, este Zen sólo se encuentra con ellos y con los centauros.

Es buena para la salud, de hecho es el mejor ejercicio pasivo que existe hoy en día. Estimula el optimismo, por lo que es conveniente convivir con personas borrachas.

¿Hay necesidad de explicar algo más?

¿Serán las alegres mariposas? ¿Serán los escotes locos de amor? ¿Serán la templada lluvia y el húmedo sol?

¿Será la primavera?

Sal, azúcar de mi vida..

Sal, azúcar de mi vida, vive con salero los dulces momentos!!